Blirmedios

Brindamos servicios de difusión publicitaria a través de su red de canales de televisión y radioemisoras de provincias.

Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

randi-zuckerberg1-768x480

Cambia todo en tu vida, hazlo frecuentemente dice la hermana del fundador de Facebook. 

Fuente: Forbes Mexico

Randi ayudó a cimentar la compañía y en uno de los momentos más elevados de la firma dejó su puesto y se lanzó a perseguir sus verdaderas pasiones. Ella recuerda que su hermano Mark pa­saba por su escrito­rio y le decía a todos hola, menos a ella. Cuando le preguntó al fundador de Facebook por qué la ignoraba, le dijo que en realidad nunca pensaba en eso, pero tal vez era porque no debía ser amistoso con ella, para demostrarle a sus empleados que no estaba recibiendo un trato especial. Unos años después, uno de sus amigos le dijo a Randi que estaba seguro que ser hermana de Mark le abría muchas puertas, pero que no envidiaba su situación. Las mujeres en el mundo de la tecnología, le compartió, deben ser lo doble de buenas que los hombres para obtener el mismo lugar. “Pero tú debes ser tres veces más buena. E incluso así, la gente continua­rá cuestionando tu éxito”.

Antes de reunirnos con la hermana de Mark Zuckerberg, quien trabajó durante el lanzamiento de la red social como la experta de marketing durante más de cinco años, nos advierten que no podemos preguntar nada acerca de su hermano. Nos aclaran que ella ya no es vocera de Face­book y que no le gusta tocar el tema.

Randi nació en 1982 en Dobbs Ferry, Nueva York, en una familia de clase media alta. Es la mayor de cuatro hermanos: Mark, Donna y Arielle. Su padre Edward es dentista y su madre Karen, psiquiatra. Ella es la primera de la familia que entró a una escuela de la Ivy League, es egresada de psicología de Harvard. Al salir de la escuela intentó trabajar en la agencia de publicidad J. Walter Thompson, pero fue rechazada. En un segundo intento por entrar a ese mundo se colocó en Ogilvy & Mather, en Manhattan. El primer lunes después de su graduación comenzó a laborar en el muy nuevo equipo de “interactive and digital media”. Estaba bajo las órdenes de una jefa que la humillaba, aunque vivir en Nueva York como profesional y recién egresada de una escuela de la élite le encantaba.

Mientras ella estaba forjando su carrera en el mundo de las agencias de publici­dad, con su background de psicóloga, su hermano Mark creaba The Facebook en su dormitorio de Harvard. Un día, le preguntó si quería mudarse a California y trabajar con él. Le respondió que no, aunque dejó su empleo en Ogilvy.

Luego incursionó como productora de un show llamado Forbes on Fox, en el cual trabajaban cuatro viejitos gritándose para dejar en claro sus puntos de vista en materia económica, los sábados a las cinco de la mañana.

“Fue hermoso, en la Quinta Avenida, en Manhattan. Me dio una gran visión del negocio, de la televisión y de la política”, expone Randi Zuckerberg, en un hotel de Santa Fe, en la Ciudad de México, donde fue una de las oradoras principales del foro de Mujeres Poderosas, organizado por Forbes México.

― ¿Por qué estás tan interesada en traba­jar en los medios?

― Definitivamente no fue algo que mucha gente de Harvard hace, la mayoría de mis amigos en Harvard hizo alguna de las cua­tro cosas que las personas de esa escuela hacen: se fueron a una escuela de medicina o de leyes, o se fueron al sector de la banca o financiero, o se fueron como consulto­res. Así que cuando dije que quería tener una carrera creativa y que me quería ir a hacer publicidad y televisión la gente de la carrera me miraba como si tuviera cuatro cabezas, no sabían qué hacer con alguien que quería ser creativa. Pero creo que la publicidad fue un inicio maravilloso, por­que me dio la oportunidad de ser creativa, pero también de tener clientes para tomar esa creatividad y aplicarla en los negocios. Sin esa disciplina y ese conocimiento creo que no hubiera sido capaz de hacer cual­quier cosa que hice después de eso.

Mientras estaba en Forbes, Mark volvió a pedirle que se fuera a trabajar con él a Ca­lifornia y la convenció, pagándole un viaje a San Francisco, para después invitarla a conocer su startup, que era apenas una casa en un suburbio.

En el área de Silicon Valley y el mun­do de las empresas tecnológicas, Randi Zuckerberg se hizo fama de reventada, de la hermana del genio de la tecnología que le encantaba embo­rracharse y tomar los micrófonos en las fiestas para robarse la atención de todo el mundo cantando rock de los 80.

― Tu gran pasión en esos días era cantar. ¿Te encanta ahora?

― Sí, mi gran pasión en la vida ha sido la misma desde que tenía cuatro años y ahora en mis 30 años es el teatro musical, esa es mi gran pasión.

 ― ¿Estás viviendo tus sueños?

― Lo estoy, realmente siento que estoy vivien­do mis sueños y creo que en muchas formas aprendí muchas lecciones de Silicon Valley. Muy temprano en mi vida siempre tuve planes, siempre pensé ‘voy a estudiar mu­cho, voy a ir a Harvard y voy a hacer esto’, todo estaba muy programado y planeado. Pero mudarme a Silicon Valley por una década me enseñó y me abrió a este mundo de personas que no planean cada minuto de sus vidas; ellos toman las oportunidades, los riesgos, intentan 12 nuevas cosas cada vez y yo nunca había vivido mi vida así.

― ¿Cómo de Harvard, como psicóloga, podías cambiar todo para vivir tus sue­ños? Es realmente difícil, porque los de Harvard tienen una idea más clara de lo que van a hacer toda su vida…

― Es cierto y yo pensaba que al ir a Harvard tendría una idea muy clara de lo que haría toda mi vida, pero tuve un profesor en Har­vard que me dio uno de los mejores conse­jos que sigo conservando en esta etapa: ‘En la vida todos estamos haciendo malabares con muchas pelotas y lo mejor que puedes hacer para tu alma es tirar todas esas pe­lotas en determinado momento de tu vida, cada vez que pasen un par de años, cambiar todo en tu vida de una sola vez’.

“Recordé a ese profesor cuando me mudé a Silicon Valley, cambié mi vida total­mente, y ahora otra vez, cuando me mudé a Nueva York, dejé Silicon Valley después de una década de cambios.”

En su libro Dot Complicated, Randi escribe que hay momentos en la vida en que todo cambia. “A veces esos momentos vienen de quién sabe dónde, te emboscan. A veces se aproximan desde cierta distan­cia y llegan lentamente y no te sorprenden en absoluto”. Y a veces, hay momentos que llegan cuando abres tu boca y tu corazón en la oportunidad más al azar y sorprendente.

Así es como cambió su vida otra vez el 20 de abril de 2011. Ese día dejó Facebook.

Anuncios

Un pensamiento en “Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños

  1. Pingback: Randi Zuckerberg, la mujer que dejó Facebook para perseguir sus sueños | Blirmedios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s